Un tesoro escondido en Oliete, Teruel

A medio camino de nuestro destino termal, nos topamos con Oliete, y no os podéis imaginar la sorpresa que nos llevamos al llegar a este lugar.

Descubre a que nos refereimos y sigue leyendo, abestente si el vértigo te limita, avisado quedas.

¿Te atreves?

Si hay algo que nos llamó especialmente la atención nada más llegar, fue una almazara llena de color, donde trabajaban unos cuantos operarios introduciendo las olivas recogidas para sacar el aceite posteriormente.

¿Sabías que este pueblo, lanzó una iniciativa para salvar los olivos que habían estado entre ellos tantos años, y que ahora debido a la despoblación, corrían el riesgo de secarse por no tener quien los cuidara?

Algo vieron los Fenicios, Íberos y Romanos en las montañas donde ahora se asienta la localidad de Oliete, para decidir plantar inmortales olivos en ellas, como para ahora dejarles morir. Asi que gracias a esta iniciativa, puedes salvar a uno de estos árboles.

¿Cómo? Con una prima mensual de 4€, puedes elegir el olivo que quieres apadrinar, que nombre ponerle generando empleo y ayudando a una zona rural a desarrollarse. Además te harán llegar dos litros de aceite al año, asi que si te interesa, échale un ojo aquí.

QUE VIMOS EN OLIETE

Durante un entretenido paseo entre centarios olivos y fósiles, llegamos hasta el frontón de la tía chula, donde pudimos contemplar unas pinturas rupestres al abrigo de una formación rocosa.

Los motivos pintados parecen corresponder a la representación de un personaje tocado con una cornamenta de ciervo junto a un templo-altar en el que su esquematismo y compleja temática son un reflejo de una sociedad que ya se adentra en la Edad de los Metales.

En esta zona, podemos encontrar pinturas de arte rupestre levantino, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO como el Covacho Ahumado, el de los Trepadores y el de los Borriquitos, entre cortados calizos.

Más info aqui.

A cada paso podíamos ver un fósil y es que al final del Jurásico los fondos marinos sufrieron profundas fracturas que dieron lugar a la formación de muchas cuencas marinas, golfos reducidos, estrechos, arrecifes y otros elementos geográficos de poca profundidad. Una de estas cuencas marinas reducidas es la de Oliete, y es que gran parte de la vida del pasado, está escrita en las rocas sedimentarias que cubren Aragón.

Estos yacimientos han sido, desgraciadamente, en gran medida expoliados por comerciantes de fósiles y coleccionistas poco escrupulosos, por lo que si vas, deja todo como lo encontraste, hay que respetar y proteger lugares como este.

Nuestra próxima visita, la sima de San Pedro, una parada totalmente obligatoria si pasáis por este lugar, y ¿por que? Además de que es única en Europa debido a sus dimensiones y a su valor geológico, verlo en persona impresiona enormemente.

Tiene 80 metros de diámetro y 86 metros de profundidad, más los 22 metros de su lago interior. Constituye un oasis en un territorio árido, un ecosistema propio con más de 25 especies de vertebrados, entre las que destacan las importantes colonias de murciélagos. 

Acceso: se realiza desde la carretera A-1401, que une Ariño con Oliete, a través de una pista que se puede hacer tanto en coche como andando. La ruta desde este punto tiene 2,5 kilómetros de ida y resulta muy cómoda tanto en coche como andando.

Muy cerca de la sima, se encuentra un poblado ibérico ¨Cabezo de San Pedro¨construido hacia el siglo III a.C. y habitado hasta mediados del siglo I a.C., que conserva importantes restos de fortificaciones. El yacimiento presenta dos zonas diferenciadas: por un lado, un recinto sólidamente fortificado en el extremo del cerro y por otro lado, un recinto extramuros que se extiende por el resto de la zona superior del cerro hasta las primeras pendientes del cabezo Calapetre.

En las ultimas excavaciones que se realizaron en 2018 se llegó a sospechar que este poblado tenía una actividad alfarera importante y precisamente ahí radica la excepcionalidad del yacimiento, que ya es único en Aragón por las dimensiones de su torre defensiva de 14 metros de altura.

Las excavaciones han destapado la estructura de un gran horno y concluido que podría haber más, lo que evidenciaría una producción alfarera permanente en un yacimiento que, por su torre defensiva, se creía que tuvo una función eminentemente defensiva frente a los invasores cartagineses y romanos del momento. 

Si la Sierra de Arcos ha cautivado tanto como a nosotros, os dejamos su página web para seguir descubriéndola.

Pagina web

Rutas

Mapa Sierra de Arcos

Nuestro próximo destino está muy cerquita de Oliete, ¿Te vienes?

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s