20 cosas que hacer en Toledo

En nuestro reciente roadtrip a Portugal, hicimos una primera parada en Toledo y ya os podemos adelantar que esta ciudad tiene mucho por explorar.

¡Sigue leyendo y descubre que puede entregarte esta fantástica ciudad!

1. Conseguir un alojamiento idílico en Toledo sin dejarte un riñón

A la hora de mirar alojamientos en Toledo, descubrimos que hay gran oferta de ¨sitios con magia¨, por lo que nos costó mucho decidirnos.

En nuestra primera noche nos alojamos aquí.

Al ser Domingo, nos costó mucho más barato de lo habitual. Tras cruzar la puerta principal pensarás que estás en otro continente y te acabarás moviendo por el apartamento agitando las caderas al más puro estilo Shakira, y ¡lo sabéis!

Sin lugar a dudas, ¡Os lo recomendamos!

Para nuestra segunda noche a la vuelta de Mérida, nos decidimos por este apartamento con un toque inglés con parking incluido, un dato que deberéis tener en cuenta si viajáis a Toledo en coche, ya que es bastante difícil encontrar parking sin ¨pegarte un tiro¨ en el intento.

Nosotros aparcamos aquí, y usamos esta aplicación para actualizar el ticket sin tener que volver al coche.

2. Descubrir la Plaza Zocodover

El viejo mercado de las bestias , corazón de la ciudad. Lugar de duelos y autos de Fe, corridas de toros, ejecuciones, desfiles…y que a día de hoy, es punto de encuentro de miles de personas todos los días.

El mejor punto de partida para iniciar tu ruta turística.

3. Descubrir Toledo en Domingo

Muchos de los museos y lugares más interesantes para ver, son gratuitos los Domingos o tienen las entradas reducidas, muy importante a la hora de minorizar los gastos de cualquier viaje.

4. Adréntate en el Alcazar

El alcázar de Toledo es una fortificación ubicada sobre rocas en la parte más alta de la ciudad. Su privilegiada situación ha hecho de él un lugar de gran valor estratégico militar y así lo intuyeron los diversos pueblos que se asentaron en él.

Su nombre se debe a los árabes, que fueron los que lo llamaron ¨Al Qasar¨, que significa ¨fortaleza¨.

A día de hoy alberga el museo del ejército español, que nos sorprendió más de lo que esperábamos.

5. Visitar la catedral

Iniciada en el año 1226, la Catedral de Santa María es el edificio más representativo de Toledo. Conforma, junto con las catedrales de Burgos y León, la trilogía de catedrales del gótico clásico de la Corona de Castilla derivadas de la arquitectura del norte de Francia del siglo XIII.

¡Vamos, una auténtica maravilla!

En Domingo muchos museos son gratuitos en Toledo, y la catedral tenía una reducción en su precio costándonos 2.5€ por ser españoles y gratuita para Toledanos.

La web con precios y horarios aquí.

También existe la posibilidad subir hasta ¨la campana gorda¨ , la campana más grande de España y la tercera del mundo por detrás de la campana del Zar, en Moscú, y la de la catedral de Colonia, la primera más grande en activo.

6. Probar las carcamusas

Este de plato de tradición Toledana, es una carne guisada con tomate, guisantes y salsa un poco picante.

Dicen que la denominación de este guiso se inventó en el Bar Ludeña. Este plato según la cultura popular toma su nombre a partir de un curioso juego de palabras, pues el bar era frecuentado por clientes masculinos de cierta edad ¨los carcas¨ y por algunas señoritas más jóvenes, que ellos consideraban sus musas.

Y de ahí, cogió el nombre de Carcamusas.

7. Callejear orientándote con la Catedral

Si lo vuestro no es la orientación y la verdad que Toledo no os lo pondrá nada fácil, pero ¡tranquilos! La catedral os irá acompañando a cada paso.

8. Echar una aguja a la virgen de ¨Alfileritos¨

Existe desde hace siglos una pequeña imagen de una Virgen pintada en un lienzo e incrustada a su vez en una hornacina protegida por una reja la cual es denominada Virgen de los Alfileritos. Esto es debido a que por una diminuta ranura situada en la ventana, arrojan alfileres las mujeres que desean ventura amorosa.

¿Pero cómo comenzó todo?

Pues bien, quiere la tradición popular que ante ella se arrodillara todas las noches una joven toledana, Dña. Soledad de Vargas, de noble familia, enamorada de Don García de Ocaña. Así las cosas, Don García partía para las Indias con la intención de volver pronto para cumplir con su compromiso.

Tras una larga y paciente espera, Doña Sol empezó a temerse que tal vez Don García no volvería nunca, y se resolvió a pedir con toda devoción a la pequeña imagen existente a la salida de su casa que su amado retornara un día.

Así, noche tras noche salía para rezarle un rosario entero, autorizando al ama que la acompañaba, a pincharle con un alfiler cuando presa del sueño cayera dormida sin  haber completado el largo rezo. Luego, introducía el alfiler por entre los barrotes de la reja, dejándolo como ofrenda a la Dolorosa Virgen.

Finalmente, después de muchas noches, después de muchos pinchazos y después de muchos alfileritos depositados a los pies de la Dolorosa toledana, volviera por fin Don García y cumpliera con su promesa de desposar a la enamorada Sol.

Así que si queréis encontrar novio/a, marido u esposa, tenéis que hacerle una visita.

9. Comer en alfileritos

Para comer elegimos hacerlo en ¨Alfileritos¨, un tradicional y aclamado restaurante toledano.

Tenéis la zona de la taberna con menús más económicos u otra zona en el piso superior dónde daros un homenaje si vais con la cartera más generosa.

Su página web aquí.

10. Comprar dulces a las monjas o encargarles una pizza.

Estáis leyendo bien, en el Monasterio de Santo Domingo el Antiguo podéis desde comprar dulces o mazapán hasta comprar una pizza bajo encargo.

Tenéis que hacerlo con un día de antelación, y por lo que nos han contado, a parte de estar buenísimas son enormes.

11. Descubrir la casa de Paco de Lucía

Según se cuenta, Paco de Lucía se hizo con esta casa buscando un lugar tranquilo para inspirarse y poder crear música. Sin embargo no fue lo que esperaba y cuando no era el bullicio de los turistas eran las campanas del monasterio que no le entregaban la calma esperada.

A día de hoy su casa se ha convertido en un increíble hotel, podéis ver su web aquí.

12. Descubrir las huellas de Bécquer en Toledo

Muy cerquita de la casa de Paco de Lucía, vivió Gustavo Adolfo Bécquer. Se cuenta que pudo ser él, quien plantó en 1869 el árbol de laurel que asoma por los muros del patio con el que se ayudaba para entrar en casa cada vez que llegaba bien entrada la noche o que bajo la sombra del mismo pudo escribir algunas de sus famosas rimas.

Además de ser un conocido juerguista, Bécquer también pudo ser ¨grafitero¨ pues se descubrió su firma en la portada del convento de San Clemente descubierta en 1915.

13. Encontrar y atravesar los cobertizos

En Toledo, un cobertizo es una construcción a cierta altura, que sirve para comunicar dos edificios. Hace siglos era una forma de evitar salir a la calle, pero fueron prohibidos en tiempos de Juana I de Castilla.

Estas construcciones estaban dejando sin luz diurna a muchas calles de Toledo, además de las graves condiciones de salubridad que provocaban, con la acumulación de desperdicios o siendo un idílico lugar de emboscada para los malhechores que acechaban estos oscuros rincones de la ciudad.

Debido a ésto muchos de ellos acabaron desapareciendo.

14. Contemplar la momia de Sanchito

Sancho de Castilla y Sandoval, hijo de Pedro I “El Cruel”, tenía apenas siete años cuando murió. No estaba claro el motivo de su muerte, aunque siempre se barajó que fue envenenado por Enrique de Trastámara, hermanastro de su padre y a quien asesinó para arrebatarle su trono.

En el 2004, con la restauración del altar se descubrieron los restos del infante y tras un intenso estudio, se confirmó que la muerte del niño fue natural y que seguramente una neumonía acabó con su vida.

15. Pasear por el circo romano

Construido a finales del siglo I el circo de Toledo junto a los circos de Mérida y Tarragona, aún conserva restos apreciables y por lo tanto tiene un gran valor artístico e histórico.

16. Subir al centro de Toledo en escaleras mecánicas

Una forma más cómoda para llegar hasta el centro de la ciudad, ¿no me lo negareis eh?

17. Ver Toledo desde miradores gratuitos

Si subís hasta el bar de la Biblioteca de Toledo, podréis contemplar la ciudad desde las alturas y totalmente gratis.

Podéis consultar sus horarios desde la web.

Otro de los miradores más cotizados, es el mirador del Valle. Nosotros subimos directamente en coche y aparcamos allí mismo desde donde disfrutamos de estas increíbles vistas.

18. Contratar una ruta nocturna

Al viajar a Toledo en verano, con el calor y con tanto turismo, elegimos disfrutar de la ciudad de noche contratando una ruta nocturna. No pudimos elegir mejor ya que por 12€ disfrutamos durante 2 horas de una completa ruta tanto exterior como subterránea.

La judería o el pozo del Salvador fueron algunas de las cosas que contemplamos durante la ruta.

19. Tomarte una copa en una copa en una antigüa Iglesia

Sisi, como lo leéis, una iglesia reconvertida en pub, un lugar donde arte y diversión van de la mano.

Podéis curiosear su agenda de eventos aquí.

20. Lanzarte por la tirolina urbana

Desde el puente de San Martín , podras vivir esta experiencia, nada mejor que conocer una ciudad desde las alturas.

Podéis echarle un ojo a los tickets aqui.

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s