Escapada romántica al Pirineo

Que tenéis que organizar una escapada romántica y sois un desastre para planificar estas cosas o no contáis con mucho tiempo, ¡Pues este es vuestro post!

Si quieres marcarte un tanto, sigue leyendo.

¿Nuestra primera parada? Estada.

ESTADA

Cómo llegamos

Nos desplazamos en coche desde Zaragoza y en apenas 1h 30´ llegamos a nuestro destino

Dónde está

Es un municipio de la comarca Somontano de Barbastro en la Provincia de Huesca cuyo casco urbano, está situado a la izquierda del río Cinca, muy cerca de la confluencia con el río Ésera.

Dónde nos alojamos

Hicimos noche en este apartamento, cuya bañera nos invadió de calma y relax. Junto a la terracita, fue lo más destacable del lugar.

Si reservais con Booking, con este enlace teneís 15€ de descuento.

Sus alrededores

Si queréis dar un paseo y conocer la zona desde las alturas, os recomendamos esta ruta circular. Un paseo muy llevadero entre almendrales, campos de cereal y antiguas parideras.

Echadle un vistazo aquí.

CATA DE VINO EN BODEGAS SOMMOS

A escasos diez minutos de Estada en coche, se encuentran las bodegas que elegimos para hacer una cata de vino.

La bodega Sommos se encuentra en Barbastro, una bodega vanguardista en el corazón del Somontano cuya arquitectura es reconocida internacionalmente como “una de las maravillas arquitectónicas del mundo del vino” cuyos cubos representan las montañas que envuelven la zona.

Vivir una cata de vinos entre estas paredes, fue una experiencia muy positiva en la que adquirimos conocimientos sobre el vino que desconocíamos y que sin duda os recomendamos vivir.

¿Sabíais que la filoxera devastó gran parte de los viñedos Europeos y que muy pocas cepas sobrevivieron a esta enfermedad?

Compramos la experiencia desde su página web, podéis echarle un vistazo aquí.

Si os interesa el mundo del vino, en esta zona hay gran cantidad de bodegas unidas entre ellas por ¨la ruta del vino¨, un itinerario enoturista en el que descubres en autobús.

Podéis echarle un ojo aquí.

Esta misma bodega, tiene otra en Murero en la provincia de Zaragoza.

Su oferta enoturística aquí.

COMER EN BARBASTRO

Si contáis con un bolsillo boyante o queréis daros un gustazo, en las mismas bodegas podéis comer a la mil maravillas, pero en nuestro caso preferimos no venirnos tan arriba y acabamos decantandonos por visitar el restaurante ¨El Placer¨.

Un menú degustación por 26€ cuidado al detalle y un lugar en el que nos sentimos perfectamente atendidos y mimados.

Otra de las opciones que nos encanta visitar cuando estamos en Barbastro es el restaurante ¨Trasiego¨. Podéis leer nuestra experencia en este post.

BALNEARIO DE PANTICOSA

Como las condiciones climatológicas podían hacer peligrar nuestros planes establecidos, optamos por una apuesta segura, el balneario de panticosa, aunque eso implicara tener que meternos en el coche una hora y media.

El paisaje siempre lo hace ameno, de hecho pasamos por el fuerte de Santa Elena construido en tiempos de Felipe II según planos del ingeniero Spannocchi, el mismo que diseñó la Ciudadela de Jaca. Formaba parte del sistema defensivo que se pretendía construir en la frontera con Francia que a día de hoy se puede visitar junto al dolmen de Santa Elena y su ermita.

Siguiendo nuestro camino nos topamos con el embalse de Búbal, en el que gracias al descenso del nivel del agua pudimos ver las ruinas de Lartosa, otro de los muchos pueblos cuyas ilusiones quedaron anegadas y desarraigadas en Aragón.

Las instalaciones del balneario se levantan en una pradera que circunda el Ibón de Baños, un lago natural que recoge las aguas procedentes de los torrentes que descienden de las cumbres para dar nacimiento al río Caldarés.

Las aguas mineromedicinales del balneario fueron ya descubiertas por los romanos. Brotan del manantial de Tiberio a 53ºC y por ello son una de las aguas más termales de nuestra Península y de Europa. Por sus características, presentan acciones analgésicas y son muy beneficiosas para el tratamiento de enfermedades óseas, de piel, reumáticas, cuadros de estrés y problemas asmáticos.

¡Vamos, que sales de allí hecho un zagal!

Podéis reservar el acceso aquí.

Lo que más no sorprendió fue la piscina termal exterior, en pleno invierno tiene que ser increíble estar rodeados de montañas nevadas mientras disfrutas de un burbujeante baño caliente. Esta parte del balneario junto al igloo de hielo y a la piscina oval, fue lo que más nos sorprendió.

Si os gusta daros baños termales os recomendamos también visitar los balnearios de Paracuellos de Jiloca y Alhama de Aragón.

Salimos muy relajados y con la piel más suave de lo habitual y ya en el pueblo de Panticosa, nuestros estómagos encontraron consuelo en uno de los pocos restaurantes que encontramos abiertos. Nos comimos unas pizzas al horno de piedra a un precio bastante asequible y continuamos nuestro viaje hasta Aínsa, pueblo en el que haríamos nuestra última noche.

Si queréis saber más sobre Aínsa, os dejamos este antigüo post!

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s